UNA PREPARACION DIFERENTE PARA TIEMPOS DE PANDEMIA

La actual pandemia ha provocado que un alto grado de incertidumbre se instale en nuestras vidas afectando a todos los ámbitos. Lógicamente el deporte y las competiciones no han quedado al margen de estas circunstancias.

A finales del mes de Agosto se comunicó que el Campeonato de España de Atletismo Master se celebraría en San Fernando (Cádiz) , los días 10,11 y 12 de Octubre siempre y cuando que las condiciones sanitarias en ese momento lo permitieran y con arreglo a los protocolos que se han establecido por la Covid 19. En ese marco nos encontramos con 6 semanas por delante para poder lograr un estado de forma que nunca sería el óptimo pero que permitiera ser lo más competitivo posible. A ello hay que añadir que a finales del mes de Julio tuve una lesión en los isquiotibiales que obligó a hacer cambios forzosamente , ya que no era posible entrenar la carrera y mucho menos los trabajos de mayor intensidad.

No es mi intención hacer una enumeración detallada de los entrenamientos realizados durante las 6 semanas previas al campeonato ya que no creo que resulten de mucho interés excepto algunos días muy puntuales , pero sí creo que puede resultar útil prestar atención a ciertos planteamientos que considero que han permitido llevar el entrenamiento a buen fin más allá de la medalla de oro que en este caso puede ser anecdótico.

Como ya he indicado , el 28 de Julio sufrí una lesión en la zona de los isquiotibiales. Este tipo de lesiones se suele tener la percepción de que se han superado pasadas un par de semanas ,pero al demandar una mayor exigencia se vuelve a recaer porque no está completamente recuperada.Decidimos tener bastante cautela y durante 3 semanas el entrenamiento se centró en el gimnasio con trabajo en bicicleta o elíptica y sin forzar para evitar retroceder en la recuperación. El trabajo de gimnasio es primordial siempre , pero además deberíamos tener presente que cuando llegan las indeseadas lesiones ,estas no deben ser un motivo para detener la actividad. Por el contrario , nos encontramos con una gran oportunidad para seguir entrenando de modo diferente y no obstante ofrecer estímulos a nuestro cuerpo.

Al volver a los entrenamientos de carrera había una idea muy clara, avanzar pero sin saltarnos etapas ni ir más allá de lo que en cada momento se pudiera asimilar. Muchas veces caemos en el error de intentar progresar más deprisa y nos movemos en el límite de volver a recaer o de someter al cuerpo a una carga de entrenamiento que puede ser soportable en alguna sesión concreta pero si lo mantenemos se producirá una acumulación de fatiga que finalmente afectará a nuestro rendimiento.

Otro aspecto importante es lo que denominamos “entrenamiento invisible”. He intentado mantener unas buenas pautas de recuperación a través de la alimentación y especialmente de las horas de sueño. No es fácil de conseguir ya que todos tenemos una actividad laboral y unos horarios que muchas veces confrontan con el propósito de lograr la mejor recuperación posible , pero en lo que esté a nuestro alcance podemos desarrollar hábitos dirigidos a mejorar este aspecto. En mi caso yo me he centrado en la higiene del sueño (respetar horarios , eliminar dispositivos electrónicos , etc)

Las competiciones nos permiten comprobar las mejoras logradas con el entrenamiento pero lógicamente a causa de la pandemia esta posibilidad está muy limitada. Durante esta preparación el calendario ofrecía la oportunidad del Campeonato Master de Madrid ubicado a 2 semanas del campeonato de España , pero fue cancelado. Se trataba de un pequeño contratiempo pero en su lugar decidimos plantear un test. Un test con una exigencia alta pero sin llegar a crear una situación de fatiga que afecte a los entrenamientos posteriores es una herramienta muy válida. Así con la ayuda de Luismi Martín Berlanas y teniendo el Bosque de Garabitas como escenario , hicimos un 4000 a ritmo de 3:10 el kilómetro. Era bastante indicativo de cómo estaban yendo los entrenamientos.

Llegados a este punto y con la mayor parte del trabajo ya realizado , solo quedaban introducir 2 entrenamientos a ritmos más exigentes de los realizados hasta ese momento pero teniendo muy presente que se trata de entrenamientos en los que cuesta más recuperarse de los mismos y se deben espaciar adecuadamente para evitar más fatiga de lo que sería recomendable.

Particularmente creo que lo que denominamos tapering o afinamiento , es una fase que desde el punto de vista fisiológico no aporta mejoras muy grandes pero sicológicamente si ayuda para resolver posibles dudas acerca de nuestro desempeño a ciertos ritmos. En esta ocasión han sido dos entrenamientos realizados en pista : 2x(500/400/300/200) y una escalera 1000/800/400/200.

Probablemente en otras circunstancias la preparación habría seguido otras pautas pero dada la premura de tiempo , lo más razonable era tener presente la necesidad de ser muy progresivos y a la vista está que el resultado ha sido bastante satisfactorio.

En cualquier caso en las actuales circunstancias tenemos una excelente oportunidad para seguir aprendiendo y quizás desmitificando algunos enfoques que llevan muchos años asentados en la forma de plantear una programación y quizás este sea el momento más adecuado para probar otras alternativas.

Comments

comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR