PROGRAMA TERCERA EDAD

PROGRAMA TERCERA EDAD

El paso de los años hace que se produzca una paulatina pérdida de masa muscular que se hace cada vez más
acusada y puede derivar en una Sarcopenia con los efectos perniciosos que conlleva.

La masa muscular puede representar el 60% del peso corporal en adultos y a partir de los 65 años disminuye hasta casi un 40%.

Evidentemente junto a la pérdida de masa muscular se produce una pérdida de fuerza , desencadenando
limitaciones de tipo funcional y alteraciones en la movilidad.

Otra situación que nos encontramos en esta fase de nuestras vidas es la Inflamación Crónica de Bajo Grado(ICBG) que afecta a la síntesis de proteína y produciendo como resultado la Resistencia Anabólica.La ICBG supone un incremento de determinadas Citoquinas y hay evidencia de que el entrenamiento de fuerza conlleva una reducción de las mismas.


La Sarcopenia se asocia con pérdida de fibras musculares y más concretamente las glucolíticas o FT2, siendo el entrenamiento de fuerza el que acciona sobre estas fibras.

Probablemente el miedo y el desconocimiento provoca que el estímulo de entrenamiento que se propone a las
personas mayores no sea el idóneo, privándoles de esa manera de adaptaciones idóneas dirigidas al mantenimiento de la masa muscular.

Son muchos los factores que intervienen en la pérdida de la masa y de la fuerza muscular relacionada con la edad pero indudablemente uno de ellos es la inactividad física.

El entrenamiento de la fuerza debe de tener un papel primordial en la actividad física de los mayores y al mismo tiempo obtendremos otros beneficios como pueden ser la mejora del entorno hormonal o la mejora de la resistencia a la insulina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR